No hay registros

-
-
Consorcios | 31/10/13

La suciedad de nuestras mascotas en la calle no es considerada “residuo patogénico”.

CABA. Mascotas tiernas, dueños olvidadizos

En la Ciudad de Buenos Aires recientemente se decidió que las heces originadas por animales domésticos de compañía en el espacio público quedan fuera de los alcances de la Ley 154, que trata sobre la generación, manipulación, almacenamiento, recolección, transporte, tratamiento y disposición final de todos los residuos patogénicos provenientes de las actividades que propendan a la atención de la salud humana y animal con fines de prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación, estudio, docencia, investigación, o producción comercial de elementos biológicos.

Esta novedad se dio a conocer a través del dictado de la Resolución APA 382/13 (B.O.: 30/10/13 – CABA).

En primer lugar, la suciedad de las mascotas en las calles de la Ciudad llama la atención de quienes caminan por ella, invita a preguntarnos por qué los dueños no se ocupan de levantarla, por qué pasa tanto tiempo sin que nadie se ocupe de limpiarla y si se aplican sanciones para quien la “olvide” en el lugar.

En segundo lugar, volviendo a la Ley 154, ésta en su art. 2º define los residuos patogénicos como “todos aquellos desechos o elementos materiales en estado sólido, semisólido, líquido o gaseoso que presumiblemente presenten o puedan presentar características de infecciosidad, toxicidad o actividad biológica que puedan afectar directa o indirectamente a los seres vivos, o causar contaminación del suelo, del agua o de la atmósfera que sean generados en la atención de la salud humana o animal por el diagnóstico, tratamiento, inmunización o provisión de servicios, así como también en la investigación o producción comercial de elementos biológicos o tóxicos“.

Por último, en el caso de esta nueva norma de la Ciudad, la Agencia de Protección Ambiental entiende que no existe acto administrativo que haya ampliado la definición de residuos patogénicos, ni la Ciudad ha dictado una norma específica clasificando las heces de animales o estableciendo específicamente medios para su tratamiento y transporte y disposición final, y, por lo tanto, hasta tanto la Ciudad no establezca una Ley clasificando las heces caninas o estableciendo específicamente medios para su tratamiento y disposición final, aquellas que se encuentren en la vía pública, deberían ser tratadas como residuos domiciliarios en el marco de lo establecido por la Ley Nº 1854 de "Basura Cero" que establece que entre las funciones del Gobierno de la Ciudad se encuentra ,entre otras, la de "promover medidas para la separación y el compostaje y biodigestión de los residuos orgánicos".

Texto completo | Res. APA 382/13 (GCBA)

-