No hay registros

-
-
Laboral | 26/04/13

Régimen especial Ley 26.844.

El trabajo doméstico

La regulación del trabajo doméstico ha tenido una evolución, singular, diferente a la del derecho laboral común. Originariamente se encontraba en una situación de indeterminación normativa entre el encuadre civil y el laboral.

El primer peronismo llamativamente no legisló sobre esa cuestión, manteniendo la indefinición inicial. Posteriormente el decreto – Ley 326/56 rigió durante décadas el llamado servicio doméstico, estableciendo para esos trabajadores derechos inferiores a los que se les reconocía a los demás.

Dos décadas después la Ley de Contrato de Trabajo decidió que sus disposiciones no serían aplicables a los que se desempeñasen en el servicio doméstico (Ley 20.744 art. 2 inc. B). De ese modo se mantuvo la inequidad en este mercado laboral.

La reforma constitucional de 1994, debido a la superior jerarquía normativa asignada a los tratados internacionales, permitió a algunos jueces la aplicación de ciertos principios del derecho del trabajo al ámbito del servicio doméstico. Ello significó una leve atenuación de las diferencias que existían entre ambos regímenes normativos.


La reciente entrada en vigencia de la Ley 26.844, que implanta el Régimen especial de contrato de trabajo para personal de casas particulares, procura poner término a la inequidad histórica con una regulación equivalente a la propia de los trabajadores comunes. Para ello ha procedido a la derogación del decreto – Ley 326/56 con sus reglamentaciones y a dar una nueva redacción al inc. b del art. 2 de la Ley 20.744. De esta manera queda el trabajo doméstico con una normativa propia, especializada, apartada del derecho laboral general, pero equiparada al mismo en sus grandes lineamientos.

El ámbito de aplicación de la reciente ley comprende a todo el país, en lo atinente al trabajo prestado en casas particulares que no signifique un lucro para el empleador, cualquiera fuese la cantidad de horas diarias o jornadas semanales laboradas. Debe tenerse en cuenta que, en el decreto – ley derogado había que cubrir una determinada cantidad de horas y de días de labor para quedar incorporado a esa regulación y eludir la aplicación del derecho civil.

El actual ordenamiento distingue tres modalidades diferentes en las prestaciones: a) trabajadores sin retiro para un empleador; b) trabajadores con retiro para un empleador; c) trabajadores con retiro para varios empleadores. Existen especificaciones diferenciales en cuanto a derechos y obligaciones de las partes en cada caso.

Texto completo | Ley 26.844.

Lea la nota completa en Trivia / Colaboraciones Técnicas.

-