No hay registros

-
-
Laboral | 20/03/14

La renuncia tácita.

Contrato de trabajo. Extinción

El artículo 241 de la Ley de Contrato de Trabajo trata el acuerdo entre el trabajador y el empleador para extinguir el contrato. Pero posee un tercer y último párrafo donde puede leerse: “Se considerará igualmente que la relación laboral ha quedado extinguida por voluntad concurrente de las partes, si ello resultase del comportamiento concluyente y recíproco de las mismas, que traduzca inequívocamente el abandono de la relación”. A esta forma de distracto se la denomina “renuncia tacita” o “consenso extintivo tácito”.

En principio debe diferenciarse claramente de la renuncia expresa y del acuerdo mutuo rescisivo. Ellas son también formas de dar término a la relación laboral pero, en este caso, el trabajador no notifica su renuncia, ni el empleador acuerda con él la extinción del contrato de trabajo.

En la renuncia tácita encontramos comportamientos de ambas partes que hacen suponer, con certeza, que ninguna de ellas desea continuar con la relación laboral que los vincula. El desinterés del trabajador surge de una prolongada ausencia al trabajo sin dar aviso ni justificación de sus inasistencias y el desinterés del empleador emerge de su conducta no intimando a su dependiente para que retome tareas. En este caso ambos incumplen con sus obligaciones emergentes del contrato de trabajo, pues uno no trabaja y el otro no paga las remuneraciones.

Situaciones como estas u otras semejantes (el trabajador comenzó a laborar en otra empresa y el empleador ha cerrado el establecimiento) ponen en evidencia que no existe voluntad de continuar con la relación laboral, dándose un verdadero acuerdo tácito extintivo del contrato. Queda configurada una excepción del acuerdo expreso extintivo que regulan los dos primeros párrafos del artículo 241 de la Ley de Contrato de Trabajo.



Lea la nota completa en Trivia / Colaboraciones Técnicas.

-