No hay registros

-
-
Consorcios | 09/06/14

Un nuevo programa de Gestión Integral de Bienes Voluminosos en Desuso (BVD) intentará recuperarlos y reutilizarlos.

Los muebles no se tiran a la basura

Con el objetivo de proteger el ambiente y la calidad de vida de los que habitamos en él, nuestro país se ha propuesto efectuar la gestión de los residuos domiciliarios, es decir, realizar las actividades interdependientes y complementarias entre sí, que conforman un proceso de acciones para el manejo de residuos domiciliarios. Esto está contemplado en la Ley nacional 25.916.

Cada jurisdicción debe establecer las acciones necesarias para lograr este objetivo. En particular, la Ciudad de Buenos Aires ha plasmado a través de diversa legislación esta orden, comenzando con la sanción de la Ley 1854 de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos, o “Basura Cero”.

En ese sentido, en primer lugar, comenzaremos por distinguir dos grandes grupos dentro la categoría de residuos sólidos urbanos sujetos a manejo especial. Por un lado aquellos que ameriten programas o planes de gestión específicos por una cuestión de tamaño, volumen o cantidad. Por el otro, aquellos que podrían llegar a contener potenciales características de peligrosidad, toxicidad o nocividad;

En segundo lugar, es de destacar que en muchos casos estos residuos sólidos urbanos voluminosos no constituyen técnicamente un residuo, ya que pueden ser considerados como bienes en desuso, susceptibles de ser recuperados para su reutilización, reparación o reciclado y consecuentemente revalorizarlos, para volver a ser puestos en funcionamiento extendiendo así su vida útil y retrasando la generación del residuo.

En tercer lugar, resulta conveniente denominar a los residuos sólidos urbanos sujetos a manejo especial por cuestiones de volumen o tamaño como “Bienes Voluminosos en Desuso”(BVD) a fin de que en su etapa de clasificación se determine si los mismos constituyen un bien pasible de ser recuperado y valorizado o, por el contrario, un residuo que puede demandar una gestión particular.

En cuarto lugar, que quedan comprendidos dentro de la definición “BVD”: muebles, sanitarios, elementos de construcción, aberturas, aparatos eléctricos y electrónicos, entre otros. Dado que se trata de bienes que pueden recuperarse y aprovecharse para ser vueltos a poner en funcionamiento, el Gobierno de la Ciudad cree conveniente la interacción con entidades que tengan probada experiencia e idoneidad en la gestión para la recuperación y valorización de estos bienes.

En quinto lugar, las personas físicas o jurídicas que deseen participar del Programa entregando sus BVD deberán contactarse con el Gobierno de la Ciudad a fin de solicitar formalmente el retiro de los mismos. Luego, los BVD entendidos por el GCBA como recuperables serán trasladados y entregados al Centro de Recuperación y Valorización de BVD del CGBA, en donde serán evaluados a fin de determinar si efectivamente son susceptibles de ser recuperados o si deben gestionarse como residuos sujetos a manejo especial. Los BVD recolectados, en caso de ser clasificados como recuperables, serán sometidos a un proceso de acondicionamiento, reparación o re–diseño con la finalidad de revalorizarlos.

Por último, se estima que en una primera etapa de implementación del Programa resultará necesaria la realización de una prueba piloto, que se limitará a un área determinada y a ciertos bienes.

Texto completo | Res. APRA 240/14 (GCBA)

-