No hay registros

-
-
Laboral | 24/08/17

El autor nos da ejemplo de casos en que el preaviso no es obligación al momento de extinguir una relación laboral.

Contrato de trabajo

Contrato de trabajo. Extinción. Improcedencia del preaviso

En la generalidad de los contratos de trabajo existe el deber de preavisar impuesto a la parte que disuelve el vínculo por propia voluntad. La obligación le corresponde a ambos contratantes y no solo al empleador como erróneamente se supone. Constituye una regla de amplia aplicación pues se establece en contratos de tiempo indeterminado como en los de plazo establecido.

Este anoticiamiento anticipado de la ruptura del contrato procura atenuar los efectos de una abrupta extinción. Para el trabajador brinda un lapso destinable a la búsqueda de otro empleo y para el empleador la posibilidad de encontrar un reemplazante. El incumplimiento del preaviso genera la obligación de pagar la indemnización reparatoria.

Sin embargo existen varias excepciones a dicha regla. En consecuencia no se establecen sanciones en tales casos. Los siguientes son los supuestos del orden jurídico laboral en los cuales ha sido excluido el deber de preavisar.

• El despido directo por justa causa (art. 242 LCT):

El empleador no posee obligación de preavisar cuando decide despedir a su dependiente aduciendo justa causa de su determinación.

• El despido indirecto por justa causa (art. 246 LCT):

El empleado que se considera injuriado y despedido carece del deber de preavisar a su empleador.

• El caso de abandono de trabajo (art. 244 LCT):

El empleador que intima a su empleado a retomar tareas y éste no cumple su reintegro, puede despedirlo sin preaviso.

• La disolución del contrato por mutuo acuerdo (art. 241 LCT):

Tampoco existe el deber de preavisar para ninguna de las partes cuando la finalización del contrato se produce por acuerdo de ambas.

• El fallecimiento del empleador (art. 251 LCT):

La muerte del dador de trabajo extingue el vínculo laboral sin generar deber de preaviso.

• La incapacidad absoluta del trabajador (art. 254 LCT):

En este supuesto la relación finaliza por una razón ajena a la voluntad de las partes, lo que no da lugar a preaviso.

• El fallecimiento del dependiente (art. 248 LCT):

Tampoco hay lugar para otorgar el preaviso en el supuesto de muerte del trabajador.

• El contrato a plazo breve (art. 94 LCT):

No se establece el deber de preavisar cuando se trata de un contrato a plazo que posee una duración inferior a un mes.

• El contrato de trabajo eventual (art. 99 LCT):

En este supuesto está excluido el preaviso por las relaciones objetivas en que se desarrolla el vínculo.

• La renuncia en el régimen de excedencia (art. 183 LCT):

Trata de la mujer que no se reincorpora al empleo luego de vencido el plazo de licencia por maternidad sin dar a conocer al empleador, dentro de las 48 horas anteriores a la finalización del término, su determinación de acogerse al período de excedencia.

• El contrato de trabajo de la construcción (Ley 22.250):

Regula un régimen especial de desvinculación laboral donde no existe obligación de preavisar.

• Estatuto del peón rural (Ley 22.248):

Carece de indemnización sustitutiva para el caso de omisión en el otorgamiento del preaviso.

-